miércoles, 20 de julio de 2022

Bayoneta



Hace un tiempo una buena amiga me regaló una bayoneta usada en la Guerra Civil Española,  perteneció a su padre y mientras vivió estuvo entre las herramientas de la casa. Se encontraba muy oxidada, ni siquiera salía la hoja de la vaina que la portaba. Con paciencia y mucho aceite fue saliendo. Se limpió el oxido a mano cuanto se pudo, aún queda pero ya no molesta tanto a la vista, tampoco tenía intención de que reluciera como el sol.

 


Tras limpiarla traté de ahogarla en aceite llenando la vaina casi hasta el brocal. La guardé en un cajón y quedó olvidada, pero muy  engrasada. Pasado unos meses la volví a sacar para darle otro repaso. Quité y escurrí el exceso de aceite que salió turbio, con mucho oxido, la limpié con un trapo de algodón. Percibí que el filo no necesitaba de mucho ajuste para dar un buen tajo, ya que cortó el trapo sin problemas, aún cumplía la función para la que se había creado tras todos estos años rodando de un sitio para otro
En un principio no reparé (o quizás ni siquiera las vi) en las siglas que tiene grabada en la hoja, y es un dato importante pues nos da la pista necesaria para identificarla. Tras bucear intensamente en internet di con una página donde encontré una amplia información sobre una prima hermana pues tiene unas leves diferencias, ofrece más datos que no aparecen en este modelo. Ahora tiene nombre propio, ya no es una bayoneta cualquiera, ahora es La Bayoneta.
Estas siglas son ČSZ y bajo esta inscripción una “I” latina.

ČSZ nos indica que es de procedencia Checoslovaca (Czechoslovakia) y que se fabricó para armas con cerrojo por CESKOSLOVENKÁ ZBROJOVKA de Brno, posiblemente o con toda seguridad para el famoso Mauser en la década de 1930.
Carece del número de serie (que debería estar grabado en el ricasso contrario) y nada indica del significado de esa “I” latina, por lo que el “apellido” lo desconozco


En la vaina encontramos, casi imperceptible las mismas siglas, en la presilla donde se sujeta al tahalí, que era de cuero y está desaparecido. La vaina es de acero y la contera termina en bola.

                                                    

El puño es de madera de nogal con orificios de limpieza en ambas cachas. Se agarra a la espiga con dos tornillos desmontable con una herramienta específica para tal fin. Con el pomo de acero y porta el mecanismo para acoplarla y liberarla con eficacia al cañón del fusil. En este ejemplar falta el botón y el muelle de liberación



La hoja recta, con la punta al centro es aterradora, de 295 mm de longitud, más 9 mm de guarda más otros 125 mm de empuñadura, lo que hace que la bayoneta alcance un total de 429 mm de largo.

La bayoneta estuvo pavonada en su momento. Acanalada por ambas caras para infringir mayor daño en el enemigo que recibe la herida, muy afilada, y de eso se encargaba con ahínco el que la portaba, de filo invertido, es decir, la parte cortante está mirando hacia arriba con un espesor en la hoja de 5mm en todo el ricasso. El anillo del gavilán está en línea con el filo.

La bayoneta se erigió como un arma fundamental en los combates. Fue temida tanto por la población civil como por los soldados de uno u otro bando. Hoy en día la gente no conoce la importancia que tuvo este arma en el desarrollo de muchos combates


La propaganda de los sublevados hizo correr ríos de tinta dando rienda suelta a las historias que corrían por los frentes cuando llegaban “los moros” y pasaban a cuchillo a su población o cuando capturaban a un republicano armado o herido, que además de infringir brutales torturas (corte de tendones, orejas y testículos entre otras) terminaba con el cuello abierto en canal. Muchas de estas historias eran ciertas, pero no todas. La destreza con el cuchillo y crueldad personal de estos servidores se hizo un deplorable hueco en la historia de nuestra contienda. En el frente de Madrid estos soldados marroquíes se forjaron una negra leyenda de sadismo y asesinatos despiadados cuando salían de noche a cazar enemigos y volvían con sus trofeos colgados del cinturón. Estas crueles hazañas las usaron como como arma psicológica contra el enemigo en particular y la población civil en general. El miedo y el terror, sus despiadadas prácticas junto con sus afiladas bayonetas y cuchillos jugaron un papel importante en los frentes, lo que hizo que muchos de sus enemigos arrojaran sus armas y huyeran despavoridos nada más verlos venir. La propaganda hizo su trabajo.


Las bayonetas unidas al fusil se convertía en una pequeña lanza muy manejable y útil en los combates cuerpo a cuerpo, donde atacantes y atacados se defendían como buenamente podían y como bien sabemos las bayonetas se ponía o quitaba a voluntad y necesidad del combatiente y muy rápidamente, de ahí su efectividad. Era importante saber manejarla con soltura y sin titubeos, de ello dependía tu vida llegados al combate cuerpo a cuerpo. El combate podría sera sí:



 “El cuerpo a cuerpo es el combate más terrorífico que puedes ver. Una lucha de proximidad, de llegar a  agarrar a tu oponente por la camisa… una terrible visión ver como un grupo (sección, compañía, batallón…) de enemigos corren hacia ti dando brutales y salvajes alaridos, con sus fusiles apuntando a tu posición, a ti, calada la bayoneta y disparando sin cesar.
El miedo se apodera de todo el personal, algunos se orinan encima, otros vomitan a tu lado o sobre ti, otros defecaran dentro de sus pantalones, el olor a sudor provocado por el miedo, además de por la falta de aseo, se extiende por toda la trinchera, la trinchera apesta, te ahoga. Mientras, todos disparan con locura para intentar detener a los asaltantes casi sin apuntar antes de que lleguen a tu posición, no importa si cae uno u otro, de lo que se trata es de que no lleguen a ti o en el peor de los casas que lleguen cuantos menos mejor. 

Granadas de mano vuelan en ambas direcciones. Las explosiones te alteran el pulso, te cortan la respiración, te encogen el corazón. Muchos habrán emprendido ya la huida para no morir, a la carrera, no soportan la tensión del combate y el miedo a morir.


Miras por encima del hombro, ¿me voy…? ¿me quedo…?. Alguno yace muerto a tu lado, gente conocida, amigos, confidentes, con los que has compartido un cigarrillo, un trago de vino de tu pueblo (o del suyo), charlas, risas, vivencias…
 

La tierra y el polvo que levantan las explosiones te ciegan momentáneamente, masticas tierra, te llena la boca ya de por sí seca por el fragor del combate, la tensión y el miedo, segundos que pierdes mientras escupes y te quitas el polvo de los ojos, no ves y el pánico te agarrota, se te mete por cada poro de tu piel, entre la ropa. No puedes pararte a beber, ya los tienes encima, distingues la cara de tu enemigo, ahora la lucha es personal, cara que trae desencajada pues sabe a lo que se enfrenta. Voces, gritos, llamadas de socorro, de disparos, de bombas, de atacantes de atacados. Ordenes de tus mandos, de los suyos…
 

El primer contacto con ese enemigo que irrumpe en tu espacio es con el arma y el brazo extendido esperando el salto a tu trinchera y la embestida, temblando de miedo, de ira, mientras no dejas de disparar a todo lo que se mueve. Entran los primeros atacantes a tu trinchera, a tu pozo de tirador, choque de bayonetas, disparos, culatazos, puñetazos, patadas… El fusil ahora es inútil, el espacio reducido, el arma demasiado larga, impide maniobrar, la lucha cuerpo a cuerpo es ya intensa y cercana, ahora lo hueles, le escupes, le pateas, le golpeas y lo mismo hace él. El dolor te inunda… Desmontas la bayoneta. Tu amigo te pide ayuda a gritos, va a caer, desesperado no deja de llamarte por tu nombre, no puedes hacer nada, tu atacante forcejea contigo, tú… o él. Todavía llueven algunas granadas destrozando cuerpos, arrancando miembros esparciendo tripas, visceras, sangre... y sientes disparos de armas próximas a ti, demasiado próximas, el calor del fogonazo te quema la piel. Las balas te rozan, rebotan junto a tu cabeza. El olor a pólvora te inunda y cuesta respirar. Casi no puedes pensar. Oyes el silbido de una bala hundiéndose en la pared de la trinchera, en la carne del que pelea junto a ti, hombro con hombro y suelta un suspiro seco, cae,  y… empiezan las cuchilladas… los tajos… tu oponente te abre la carne pero tu sigues, forcejeas, le escupes; sangre y vísceras por todos lados, gritos de horror, de dolor, de locura. Llantos de hombres duros, curtidos que no pueden reprimir las lágrimas, tienen familia, tienen hijos, ese último recuerdo, esa última visión antes de morir.
 

Sabes que vas a morir matando, hoy es el día, tu hora final y te olvidas de la vida, te centras en ti, en tu cuerpo. Ahora te defiendes como un animal acorralado, peleando con lo que tienes, a pedradas, a bocados, a patadas, cortando carne con la pala de combate, gritando sin control y con los ojos desencajados, pegando puñetazos, mordiendo, metiendo los dedos en los ojos del que te golpea sin vacilar. Sin pensar en nada vas acabando con todo, le empujas, lo tiras al suelo, ruedas con él golpeando cuerpos inmóviles. Con la bayoneta en mano, tajando, acuchillando, golpeando con el pomo, insultando a su madre, rompiendo cráneos, hundiendo en un cuerpo su larga hoja y girando para hacer más daño y no sabes si la sangre que te cubre es tuya o de otro, estás empapado.  Terminas con uno y viene otro y otro más. El olor es nauseabundo, una mezcla de todo a la vez, excrementos, sangre, vísceras esparcidas, trozos de carne sanguinolentos, vómitos, sudor añejo, orines… Mientras peleas pisas cuerpos vivos o muertos, tuyos o de ellos. Restos humanos que te hacen resbalar mientras agarras a ese que quiere atravesarte con su bayoneta, romperte la cabeza, pateas brutalmente al que yace debajo de ti sin saber quién es para evitar que te clave la suya en las piernas o te la destroce con una piedra que esgrimirá con habilidad y sin piedad… es una pelea sucia, salvaje... se ha extendido por toda la trinchera, no hay piedad, ni honor, ni gloria en la manera de matar, solo hay que matar y librarte tú de esa muerte que te acompaña, que te acaricia… ya no puedes más, el cansancio, el estrés, el esfuerzo que ha requerido el combate te tiene exhausto, respiras con dificultad; pero sigues peleando, defendiendo tu vida, matando… Poco a poco la trinchera se va llenando de cadáveres, de gente herida o moribunda. De ruidos, lamentos, gritos, susurros de muerte, llamando a quien amas, de respiración entrecortada, de gorgoteos de sangre en una traquea rajada o en ese agudejo del pecho por donde se escapa el aire, de fatal y miserable agonía.
 

Todo ha acabado y tú sigues ahí pero ahora con una terrible visión en tu memoria que o podrás olvidar. Han muerto amigos y enemigos, todos hombres, todos iguales, todos despojos de lo que fueron. Gente desconocida, compañeros de armas, algún vecino del pueblo o, tal vez, algún familiar. Te tiembla todo, estás sediento, no puedes articular palabra y solo quieres que todo esto acabe, solo deseas volver a casa. Lloras desconsoladamente. hoy has sobrevivido…”


En las películas vemos alguna que otra carga con bayonetas, breves, todas breves y muy rápidas, cuatro saltos dos o tres disparo y se acaban rindiendo, ni quiera te has despeinado. Ahora el ganador saca su paquete de tabaco y ofrece un pitillo al que levanta las manos.
Es mejor que la gente siga viendo la guerra como eso, como una película, ajenos a la realidad, lo único que importa es la ganancia en taquilla, la suciedad de una batalla no le interesa a nadie, para “no herir la sensibilidad de los espectadores” dicen en los telediarios… La guerra tendrían que presentarla en toda su crudeza, quizás así sea la única manera de evitarla. Lo aquí descrito sin duda ni se aproxima a la realidad, a pesar de que podamos imaginarlo, de que por un momento cerremos los ojos y lo veamos, nos falta el sentimiento y la sensación del horror, la visión de la muerte, del miedo, de los ruidos y los olores...





viernes, 1 de julio de 2022

CASTILLO DE AZAGALA

 

 
 

 En Alburqueque (Badajoz) podemos encontrar un ruinoso castillo que pasa desapercibido por encontrarse a unos 15 km al Oeste de esta población, pertenece a la comarca Sierra San Pedro-Los Baldíos y se le conoce como Castillo de Azagala, enclavado en la Sierra de Santiago. Su posición hace controlable el puerto de Azagala, la sinuosa Rivera de Albarragena, la Sierra de los Bueyes y ahora todo el embalse de la Peña del Águila más el territorio que queda al norte de la Sierra de Santiago. El lugar es espectacular, lo mismo que su fauna y flora. Desde sus ventanas y merlones de sus murallas es fácil ver con cierta asiduidad tres joyas aladas de nuestros cielos, El buitre negro, la cigüeña negra y el águila imperial ibérica.

 



Además de toda la extensa historia con la que carga el castillo y sus inmediaciones desde el S.XIII, podemos contemplar y deleitarnos en su interior con un "diario de la guerra civil" que se encuentra escrito y disperso por todas las paredes del castillo, casi no hay pared que no nos cuente algo escrito por los soldados que lo ocupaban.

 Bandera de Mando del 301 Batallón bordada a mano. (Fotografía extraida de todocoleccion.net)

Vista de la estampa de Ntra. Sra. la Sma. Virgen de Carrión. Patrona de Alburquerque (Fotografia extraida de todocoleccion.net)


En el castillo estuvo acuartelado el 301 Batallón de las fuerzas sublevadas en 1938, al menos la 1ª y la 2ª Compañía según leemos en los grafitis que los soldados dejaron publicado en las paredes.

1ª Compañía


2ª Compañía


En una de las paredes podemos contemplar este significativo dibujo, una Corona Real de la que emana a su alrededor un "resplandor divino" con las divisas: Moralidad, Lealtad, Valor, Diciplina. El autor escribe cada palabra dentro de dos renglones para que todas tengan el mismo tamaño, con buena caligrafía, pero no escribe la "S" de disciplina.


Algunos tenían cierta "sensibilidad poética", aunque el texto está incompleto deja ver la idea...:

 
"Dios Castillo
.... a quien no te olvida
....  detime despido esta noche
que me cito .... estando de 9 -a 11
Canpaña . eterna cuantos caj teepuesto
las butaca"

Esto no deja de ser una interpretación pues no se lee bien y el tipo de letra es de la época contando con las faltas de ortografía que son frecuentes. Lo normal es que estos soldados no tuvieran una formación académica completa, a veces ninguna y aprendieran a medio leer y escribir mientras descansaban de sus faenas habituales.

Soldado con gorra cuartelera

 
Dibujo, presumiblemente, de una prostituta con voluptuosos y turgentes senos, sin ropa interior y sin zapatos, solo ataviada con un par de medias, no se observa liguero alguno por lo que su desnudez debería se manifiesta. Debajo de ella existe un escrito que es ilegible aunque supongo que debía hacer refenrencia a esta mujer.

 


Firmas en la puerta de subida a la torre de homenaje

Lista de la compra

 calendarios y dibujos de zapatos.

 

Se da la circustancia que al salir ya del castillo encontramos una habitación que pasó desapercibida al entrar. Completamente cerrada y sin ventanas, excepto por una pequeña oquedad praticada en la pared lateral. Esta habitación se encontraba llena de calzados, decenas o quizás una centena de zapatos de todo tipo, de jornaleros, de vestir, de señoras, de tacón alto y bajo, de niños, zapatillas de paño, botas, botines... el montón que se esparcía desde el centro del habitáculo, esta visión nos produjo una angustiosa sensación de ahogo, lo que nos hizo abandonar de la estancia inmediatamente, a todos los presentes se nos vino a la retina ciertas imágenes vistas en películas de la 2ª Guerra Mundial. 

 


Horarios DE Turno C

Tambien se encuentran grafitis de eventos importantes para estos soldados, aunque distantes de los lugares en que se  desarrollaron los combates debieron de impactar entre la tropa.

 

¡VIVA ESPANA! (sin virgulilla)
¡VIVA FRANCO!

AL CAGADERO 
ME BOY SIN RODEO
ME ...     NE ...  
OY ME REMPUJA 
A LA DE ALLI
 

El cagadero... Antigua letrina propia de los castillos que vierte directamente fuera del muro y a cierta altura.


Hay muchos más grafitis, cientos tal vez, dispuestos sin orden por todas las dependencias del castillo, pero no voy a reproducirlos todos, como no puede ser de otra manera. He presentado aquí, para mi, aquellos que son más significativos o curiosos, o sencillamente los que más me han llamado la atención; y dejo en el tintero nombres, firmas, fechas, dibujos, calendarios, precio de viveres comprados, pensamientos, animales varios y un sin fin de cosas más. 
El último grafiti que quiero reproducir es bastante más moderno, contemporáneo y curioso, por lo que describe entre líneas. Plasma un sentimiento que gente de Alburquerque y pueblos colindantes han vivido, piensan, sienten o incluso lo  creen. Aquellos que se aventuran a pasar la noche en su interior relatan, no siempre abiertamente, vivencias acontecidas durante su estancia en el interior del castillo, que no digo que sean verdad o no, pero hablan de "presencias", ruidos extraños, golpes, movimientos de objetos, susurros y voces en el interior del castillo. Cada uno con sus vivencias y creencias, pero para ellos de la más rabiosa verdad...


 
Más tarde, una vez acabada la guerra y desplazadas las tropas del lugar, cuentan que el castillo fue refugio y morada ocasional de los maquis que transitaban por estos lares, pero de esto no queda constancia ninguna en las paredes del castillo, ni siquiera como contestación, agravio, aborrecimiento u odio al enemigo, ni incluso a los saludos enaltecidos a Franco.

En diciembre de 2020 saltó la noticia en la prensa de que este castillo había sido comprado por Victor Madera Nuñez, presidente de las clínicas Quirónsalud. Este magnate es conocido por sus adquisiciones de edificios emblemáticos que reforma para convertirlos en hoteles de lujo, por lo que, podemos vaticinar sin miedo a equivocarnos, que todo este patrimonio está condenado a perderse en ese vasto mar del olvido y destrucción de parte importante de nuestra historia más reciente.




jueves, 5 de diciembre de 2019

Blindado Autoametrallador modelo Bilbao de 1936


     Hace unos días, leyendo el periódico regional de Salamanca, leí que se inauguraba una exposición temporal sobre la automoción en la Guerra Civil Española. Tomé nota y encaminé mis pasos al Museo de la Historia de la Automoción. Allí tuve la oportunidad de contemplar un icónico vehículo de la contienda española, además de una ingente cantidad de documentanción y fotografías de la época. 
     El vehículo blindado es de construcción artesanal, robusto, bien construido a base de remaches, elegante y a la par aterrador. Aterrador para aquella época en la que no se veía habitualmente una máquina de estas características. Destinado a la defensa y al ataque. En 1931 el Gobierno de la República, tras las violentas refriegas protagonizadas entre bandas de pistoleros de la patronal y los sindicatos, deciden reforzar y ampliar la seguridad del estado con estos vehículos.

   
   Se usaban diferentes chasis según quien construyera el vehículo, camiones, autobuses o tractores a los que iban incorporándoles gruesas planchas de acero de entre 3 y 7 cm de grosor y en algunos casos pertrechados con una torreta y con diferentes tipos de armamentos.
    El vehículo que pude contemplar es el denominado “Blindado Autoametralladora modelo Bilbao de 1932”. Construido por la Sociedad Española de Construcción Naval (SECN) o la Naval como era conocida en El Ferrol y diseñado por un ingeniero de la SECN y un Capitán de Ingenieros la Guardia de Asalto. Fue montado sobre un chasis del camión americano Dodge K-32 4x2 de 1930 reforzando su chasis con vigas y al que añaden una torreta giratoria con escotilla en la parte superior y un zócalo para la instalación de una ametralladora Hotchkiss de 1924 recalibrada a 7 mm. con munición 7x57 Mauser, fabricadas en la Fábrica de Armas de Oviedo (el original era francés de 8mm). 


     Disponía de 6 ventanas blindadas, dos al frente y dos a cada costado, más una en la parte posterior. Una vez cerradas estas los sirvientes podía ver a través de una fina hendidura practicada en el centro de la ventana. Poseía dos asientos delante y otros dos detrás, más otro elevado para el servidor de la ametralladora. En la parte posterior del vehículo se le incorporó un cajón o compartimento destinado a los repuestos y equipaje. Disponía de dos puertas.


     Fueron construidas 48 unidades blindadas en 1931 y entregadas al Cuerpo de Seguridad y Asalto, que era la policía de la II República, cada grupo de asalto tenían dos vehículos en dotación. En 1936 se construyeron 12 blindados más entregándose al Grupo de Autoametralladoras Cañón de Caballería. Siete de estos 48 vehículos pasaron al Ejercito Nacional.


    La cilindrada de este vehículo era de 3.620cc con una potencia de 85 CV que alcanzaba una velocidad máxima de 50km/h. en carretera (no siendo apto para campo a través) con un peso de 4.800 kg. La dotación del vehículo era de seis guardia.
    A lo largo de la contienda algunas unidades fueron capturadas por el bando sublevado creando en 1938 la Agrupación de Carros de Combate del Sur que llegó a contar con siete de estos vehículos.
    Además de estar presente en casi todos los frentes importantes de la contienda, se sabe que estas unidades también participaron en la defensa de Mérida y en el ataque a la ciudad de Badajoz.
 
 




Guardabarro delantero
y parrilla de
refrigeración
del motor 











  Blindaje rueda trasera y caja compartimento
de los repuestos

martes, 12 de noviembre de 2019

Sorpresa en la sierra del Argallén

 
    Visitando nuevamente la Sierra del Argallén localicé dos nuevas posiciones de artillería, no quiero decir que las haya descubierto yo, si no que yo no las conocía y nada había leído sobre ellas. La verdad, me llevé una gran alegría, hasta ahora no había encontrado ninguna parecida.
    Se trata de la terminación de una trinchera con una bancada circular rodeada por la misma trinchera, algo parecido a una “rotonda”. La bancada central, que casi roza la redondez perfecta tiene a su vez un pequeño hueco excavado en el centro, como si una pieza de artillería o ametralladora hubiera estado enclavada en dicho punto para que el arma pudieran tener un ángulo horizontal de 360 grados y sus servidores poder mover en redondo dicha pieza estando protegidos del fuego enemigo.

    Encontré dos posiciones con estas características, cada una en una vertiente de la sierra orientadas respectivamente hacia el norte una y hacia el sur la otra. En ambas desembocan sendas trincheras, aunque al día de hoy han perdido su esplendor, sobre todo la enclavada en la vertiente norte, aunque en el terreno se distingue mucho mejor en la fotografía tuve que recorrer la trinchera para pisar la hierba seca y que se distinga con más claridad. La trinchera que nos conduce a ella está en muy mal estado de conservación, casi ha desaparecido por el cúmulo de tierra y la densa vegetación que la invade. De hecho, en algunos tramos, solo se aprecia una débil depresión en el terreno. Un ramal de esta trinchera también nos conduce hasta un puesto de tirador o bien la posición del observador de artillería de campaña excavado directamente en el suelo. 



    En la segunda posición se aprecia con total claridad la bancada y la trinchera que la rodea, sin embargo por la parte izquierda está un poco colmada dada la inclinación del terreno y la tendencia de las aguas de lluvia a arrastrar material de la zona hacia ese punto. Por encima de ella podemos ver zigzaguear la trinchera. A unos cincuenta metros en línea recta podemos contemplar un puesto de tirador, el puesto del observador de artillería de campaña o ambas cosas a la vez; pero que en esta ocasión está construido en hormigón.


    Como podemos apreciar en el centro de este sustentáculo existe una parte labrada y nivelada de forma circular también y que mantiene una distancia por igual con el borde del apoyo. Esta bancada me pareció que estaba construida con hormigón según iba acercándome para comprobar que está excavada a “pico y pala” en un terreno duro en el que observamos la roca del subsuelo. Para una mejor comprensión de lo relatado me he tomado la libertad de señalar con un circulo en rojo dicho hueco.





lunes, 4 de noviembre de 2019

Chapa homenaje

     ...Y un buen día apareció, sin más. Nadie sabe quien lo clavó en aquella encina, y si alguien lo sabe no lo cuenta. Su escritura, sobre una chapa, con algunas faltas de ortografía y rotuladas como era costumbre en la época. 


     En ella cuenta de manera breve y directa lo acontecido en aquel olvidado rincón de La Serena extremeña. No lejos del “Cerro de la Muerte” como es conocido en la zona. La Cabezuela reza sobre el mapa.

   De este cerro cuentan los lugareños terribles historias por las que se ganó su sobrenombre. Que entró un batallón a su captura, solo salieron vivos dos de los atacantes, un soldado y un cabo, todos cayeron. Que se recogían pertrechos de los caídos años después de acabada la contienda. Que explotaban bombas cuando pastaba el ganado. Que de vez en cuando aparecían restos humanos… Lo cierto es que era un enclave estratégico en la campaña, que ambos bandos ansiaban conquistarlo sin importar las bajas, que un día lo ganaba uno y al siguiente pasaba a manos enemigas. Era “la línea del frente”, que dicha línea se estancó y perduró hasta el final de la guerra civil en Extremadura. Esta última fase de la guerra civil en Extremadura era conocida como “La Bolsa de la Serena”.

     Ahora permanece en este lugar como homenaje a aquellos compañeros de arma y de fatiga que perdieron la vida en aquel enfrentamiento.

     La humilde placa dice:

                              
                   EL DIA 14 DE OCTUBRE DE 1.938
                 MURIERO SOBRE ESTAS PAREDES
                 1 CAPITAN 2 TENIETE 5 SARJENTO 141 SOLDADOS
                 DE LA 4º COMPAÑÍA 3º BATALLON 127 BRIGADA
                 28 DIVISION, DE UNA EDAD DE 19 A 25 AÑOS
                 TODOS SIN CULPA NINGUNA. LO ESCRIBE UN SUI 
                 PERVIVIETE RENDIEDO UN OMENAJE POR LOS
                 QUE MURIERON SIN CULPA
                                            M P T  



miércoles, 23 de octubre de 2019

Emblema de Ingenieros

Todavía, al día de hoy, podemos contemplar símbolos o emblemas que los contendientes dejaron estampados en las edificaciones de los pueblos de la zona. Concretamente traigo aquí el escudo de la División 60 de Ingenieros que ocuparon la población de Cabeza del Buey durante los combates de la Bolsa de la Serena.


Lo podemos ver en la iglesia de Cabeza del Buey sobre la puerta principal de la parroquia. Como reza en el emblema este fue realizado en el año 1939. Tercer año triunfal

  

martes, 15 de octubre de 2019


 BATERÍAS DE COSTA

     Hace unos días decidí ir a visitar una batería de costa, es decir, un lugar artillado, preparado para defender la costa con enormes cañones capaces de alcanzar largas distancias para mantener a buques de guerra enemigos alejados de nuestras playas, defender puertos militares u ofrecer un pasillo libre de peligros a submarinos propios o aliados.
     En este caso se trata de tres cañones de costa Vickers-Amstrong 381/45 Mark B modelo 1926, fabricados en Inglaterra para equipar un acorazado brasileño que no llegó a construirse. España, siguiendo el plan de Primo de Rivera adquirió 18 de estos gigantescos cañones en 1926. España obtenía de esta manera los cañones más grandes de su historia por un valor de 113.000 libras por unidad. Con estos monstruos de acero España obtenía los cañones más avanzados de la época para la defensa de nuestras costas.

Cañón de Costa Vicker-Amstrong 381/45 Mark B modelo 1926
  Los ocho primeros cañones adquiridos fueron montados en la base naval de El Ferrol, cuatro unidades en la base naval de Cartagena y 6 unidades finales en la base naval de Mahón. Posteriormente se trasladaron a Paloma Alta (Tarifa) 4 unidades desde el Ferrol al ser desartillada una de sus baterías, una de las cuatro se rompió en el traslado y estas tres baterías son las que he visitado aprovechando su proximidad. 
     Estos cañones tenían un alcance máximo de 35.100 m de distancia. Lanzaban proyectiles de 885 kg de peso con una velocidad de salida de 762 m/seg. y una cadencia de disparo de dos proyectiles por minuto, algo que debería dar mucho miedo si al que disparaban era a tu barco. El tubo mide 17,671 m..

Comparativa de tamaño
     Las únicas baterías que abrieron fuego durante la guerra civil española contra el enemigo fue el 7 de marzo de 1939. La batería de "Las cenizas" en Cartagena disparó contra la flota rebelde la cual se vio obligada a emprender la huida.
     Tras mucho leer vi que las baterías de Punta Palomas estaban abandonadas desde 2008. Preparé mochila, equipo de fotos, algo de picoteo acompañado de un buen vinito y salí listo para un largo viaje. El día soleado, con un poco de aíre pero no excesivamente caluroso. Paré repetidas veces por el camino y sobre la una de la tarde llegué al lugar. Las concertinas militares cerraban el paso por la puerta principal, "Vaya, un viaje en vano" me dije. Dejé el vehículo y me di una vuelta por la zona.
     Contemplé un hermosos paisaje cargado de vegetación con el mar de fondo. Encontré a un señor muy mayor, con su gorrilla campera calada hasta las cejas, una camisa azul y blanca a cuadros perfectamente planchada. Doblado por la edad y el duro trabajo. Con profundas arrugas en su rostro y una mirada tranquila, acogedora. Charlamos un rato, sin prisas y me indicó por donde debía caminar para alcanzar las baterías. Quince minutos de marcha por una vereda bastante buena pero con mucha arena. Seguí entre la vegetación las numerosas huellas de bicicletas y llegué sin darme cuenta a un camino asfaltado. Tomé a la derecha. como me había indicado el abuelo, a mi izquierda quedaba un grupo de edificaciones todas abandonadas, maltrechas. Numerosas vacas pastaban por todo el lugar. 
     Recordé historias de la Segunda Guerra Mundial, tras el desembarco de Normandía. A los aliados les encantaba ver las vacas pastando libremente por el campo y me dije con sorna, “tranquilo, aquí minas no hay”, El abuelo me indicó que era zona militar pero que se podía pasar sin problemas. Antaño el lugar estuvo bien custodiado por los militares. 
      Lucas, mi perro, un Border Collie, pastor por naturaleza,  no dejaba de mirar al desorganizado grupo de vacas y se le veía con ganas de echar a correr para juntarlas y ordenarlas tal como hace esta especie. Por contra las vacas lo miraban y se perdían entre la densa vegetación para salir a una cierta distancia. Lucas tiraba con insistencia de la correa para realizar el trabajo que su instinto le encomendaba. Resultó ser una divertida situación en la que no hubo consecuencias 
     Al cabo de un rato me encontré con la batería número tres. Antes dejé a un lado varios edificios en ruinas, todo desmantelado y abandonado. Una verdadera pena, pues todo esto podría prepararse  como un museo al aire libre, donde aquellos que estén interesados en nuestra historia y en la historia militar podrían visitar, es lamentable que no podamos disfrutar de lugares así en los que la dejadez y abandono empobrece tan magníficos recintos. En Ferrol, en Cartagena y en Mahón es posible su visita, pero eso a mi me queda particularmente lejos de casa.
Portón de acceso a la casamata
El lugar es precioso por su abundante vegetación y las vistas del mar. Africa enfrente, el Atlas visible y nevado y… una mole de acero inmóvil, dormido en el tiempo. A pesar de su inmovilidad, de saber que no volverá a abrir fuego es apabullante su porte. No pude dejar de mirarla durante unos minutos desde el exterior de su demarcación. Poco a poco recorrí la distancia que me separaba y me vi empequeñecido por semejante mole. Le di varias vueltas observándola detenidamente, con tranquilidad, tocando con mis manos el tubo, la casamata, la grua... sintiéndola.
     Vi una rendija en la puerta trasera del carapacho y miré a través de ella. Pude ver el tubo al que le falta el cierre y los mecanismos y mandos que servían para disparar. Como pude enfrenté el objetivo del teléfono móvil y realicé varias tomas, no son de calidad pero deja constancia de como es, a mi con eso me sobra aunque no dejaría pasar la oportunidad de estar dentro. Habrá que visitar sus hermanos del norte que allí está todo al completo. Nada más acercarte, y a pesar de los años que lleva en el olvido aun huele a gasóleo y grasa. Los olores aquí dentro debieron ser una pequeña tortura, y si añadimos el fuerte olor de polvora y añadimos a este particular coctel los gases que se generan tras el disparo de los proyectiles debió ser un lugar poco acogedor, aunque se dice que todo es acostumbrarse...
Interior de la casamata. Se aprecia la falta del cierre del sistema









Cañón nº 17 de la firma inglesa Vickers Limited, fabricado en 1930.
     Estos cañones se instalaban por parejas pero al desmontarlos en Ferrol y trasladarlos a Paloma Alta uno de ellos se partió quedando esta batería con los tres cañones que podemos ver. Para trasladar a estos mastodónticos ejemplares las obras a realizar eran faraónicas, esto incluía la realiación de caminos o carreteras para evitar el paso por poblaciones, instalación de vías férreas, maquinaria especial e incluso construcción de puertos para su traslado y pozos de 7 metros de profundidad para su instalación definitiva, amén de una importante dotación de personal para su custodia y emplazamiento.

Base de rotación de la batería número 2. Frontal de la casamata
Continué por el camino asfaltado hasta dar con la batería nº 2. Esta está en peor estado, la pintura es pobre y está dejada, casi borrada. La plataforma está oxidada y apunta su tubo hacia el mar de Alborán, lo mismo que la tercera batería. El Peñón de Gibraltar podía ser alcanzado con facilidad, o toda la costa norte de Marruecos, desde Tanger hasta Ceuta. La verdad es que da que pensar…
Me paré un rato también para contemplar esta segunda batería, vista la anterior ya no te impresiona tanto. la primera impacta pues quea oculta entre la vegetación reinante y la encuentras de pronto, pero no por eso deja de ser impresionante también. Di una vuelta completa, realicé unas fotografías y continué hacia la posición de la baterí nº1 

Me dirigí al bunker de mando, observación y telemetría.

Bunker de mando observación
Los huecos para que el telémetro y los de observación han sido tapiados con ladrillos como podemos observar. Ya no hay equipo para la realización del disparo de la batería, todo ha sido desmantelado y trasladado, a excepción del anclaje donde se ubicaba el telémetro. 

Sala de telemetría

Anclaje del telémetro

Sala de mando




Desde este elevado enclave la vista del mar y la costa africana es fantástica, está ahí mismo... y cualquiera de los proyectiles que estas baterías lanzaban podía cruzar todo el estrecho.

Cañón mirando a Africa

en tan solo unos pocos segundos, pudiendo sobrepasar el Peñón de Gibraltar.
     Los huecos para el telémetro y los de observación han sido tapiados, y ya no hay nada en su interior, a excepción del anclaje donde se encontraba el telémetro, aparato este que servía para calcular la posición del buque objetivo y determinar los cálculos para el disparo e impacto. La vista del mar y de la costa africana es fantástica, está ahí mismo… y cualquier de los proyectiles podrían cruzar todo el mar en unos segundos.
Me sorpendió también la puerta de entrada al foso donde se asienta la batería, de acero, fortificada y con numerosos cierres para su ajuste y evitar que se entre con facilidad.


     La primera batería me impresionó más, no por su pintura, ni por su estado de conservación, que no es malo, si no porque esta apuntaba directamente hacia el mar. Aquí puedes sentir como acecha a los barcos que pasan por el estrecho, todos podrían ser alcanzados sin problemas. Me subí sobre la casamata y me senté allí un rato, viendo pasar varios barcos mercantes y dos petroleros, además de otros barcos y barcas de pesca.


Batería nº 1. Se observa la plataforma giratoria y las dimensiones del pozo de la batería
     Mientras me comía el bocata no dejaba de pensar en un enfrentamiento durante la segunda guerra mundial, recordemos que éramos aliados de los nazis y que por aquí debieron pasar multitud de

de barcos de guerra de los aliados. ¿cómo se hubieran desarrollado los acontecimientos? ¿hubieran ocurrido encarnizados combates? ¿Los submarinos alemanes que operaban en el mediterráneo cruzarían el estrecho con total impunidad?… no sé, con estas elucubraciones acabé con el bocata, recogí bártulos y emprendí el camino de regreso.


     En estas andaba cuando me encontré una alambrada con su correspondiente concertina desplegada. Al rodear dicha barrera (solo está cortado el camino y se rodea con suma facilidad) me encontré un cartel que indicaba que estaba en un terreno militar, el único cartel que vi en toda la mañana.
Cartel que nos advierte que estamos en terreno militar
     Después de ver como estaba todo, de abandonado, de derruido, de vandalizado me reafirmo una vez más en la idea de que la única huella que debemos dejar de nuestra visita a este (u otro) lugar son las fotografías que se vienen con nosotros en nuestra cámara. Hemos de respetar los lugares y dejarlos, como mínimo, tal como lo encontramos. Es un beneficio para todos. 

Concertina militar
     Por último, os dejo un enlace a un documental de la 2 donde podréis apreciar el proceso de tiro de una de estas baterías caditanas. No os lo perdáis.







Bayoneta

Hace un tiempo una buena amiga me regaló una bayoneta usada en la Guerra Civil Española,  perteneció a su padre y mientras vivió estuvo entr...